miércoles, 10 de febrero de 2010

Capítulo 2. Preparación

-…Si…Ajá…Si, está todo arreglado…Si…Claro…Mamá, no te preocupes…Si…estaré bien…Veeeenga…te llamo luego…Si…Adiós, mamá, un beso-cuelgo.
Hacia apenas un día que se me había ocurrido la idea de irme a vivir al pueblo dónde me crié, Stoneville, un pueblo a las afueras de aquí, de Londres…a unas dos horas en coche. Mi tía abuela May falleció hace un par de años y dejó la casa en herencia a mis padres. Es una casa grande y algo antigua, ya casi ni me acordaba de su existencia. Así que esta mañana me he puesto a mirar fotos antiguas de cuándo vivía allí, es decir, mis diez primeros años, después mi padre consiguió fundar una empresa con mi tío en el centro de Londres y nos mudamos aquí, pero aún así pasaba los veranos allí, hasta que cumplí los diecisiete…y conocí a Clara y empecé a salir con ella…era tan fantástica… ¡NO! ¡Jack, no! No es hora de lamentarse, es hora de prepararse para una nueva vida.
Las fotos eran me hacían revivir muchos recuerdos. Mi quinto cumpleaños…Las Navidades nevadas…Los veranos en la playa...Barbacoas caseras con los vecinos. En algunas fotos salgo jugando con demás niños…que con el tiempo van creciendo…Algunos aparecen repetidamente, otros aparecen esporádicamente…excepto una persona; una niña que parecía ser más pequeña que yo…sale en casi todas las fotos…Pero no recuerdo quién es. Es una niña muy mona…de estas típicas de pelo rubio y rizado, muy blancas de piel y ojos azules profundos. Desde luego no se parece a mi familia…Baah…será alguna vecina que vivía por allí…
Después de revivir recuerdos llamé a mi madre para contarle todo lo sucedido…Bueno…todo lo que se dice todo no le he contado…a lo mejor me he saltado un pequeño detalle…como que Clara me ha dejado…y que me han despedido…Pero bueno…le he dicho que quería cambiar de aires y empezar de cero ¿es verdad o no? Técnicamente no le he mentido…le he ocultado información insignificante…No quiero que se preocupe demasiado por mi, es muy protectora conmigo…Y me ha costado mucho convencerla de que me deje la casa, aunque mi padre ha estado de acuerdo desde el primer momento…pero ella noooooo…ella no puede estar de acuerdo…Madres…
Y bueno, una vez que he colgado el teléfono me dispongo a hacer mis maletas, no quiero quedarme aquí durante mucho tiempo…como mucho quiero irme mañana mismo. De hecho, ni venderé la casa, se la dejaré a mis padres y que hagan con ella lo que quieran...seguramente la alquilarán…aunque tardarán mínimo un año seguro (mi madre cree que volveré).
Bien, ya terminada la maleta me dirijo al garaje de la comunidad, tengo que revisar una cosa. Voy a mi plaza del garaje, pero no por mi coche, sino por el otro vehículo que hay atrás más pequeño tapado con un forro grande y algo amarillento por el paso del tiempo, hace años que no lo utilizaba. Destapo el vehículo…y ahí está…mi preciosa Harley Davidson FXDF Dyna Fat Bob color negro (y llena de polvo). Dios, llevaba años sin utilizarla…desde antes de entrar en la radio, a Clara no le entusiasmaban las motos y me saqué el carné de conducir…Espero que siga funcionando, pienso irme al pueblo en esta moto, me he cansado del coche…Aunque se perfectamente que mis padres me lo llevarán, nunca les ha gustado mi moto, dicen que es insegura…bah, tonterías. Saco la moto a una parte dónde pueda manejarla bien, meto la llave y arranco. La moto da un rugido demasiado… ¿ronco? Está bastante vieja, probaré a arrancarla de nuevo. Arranco…rugido…rugido débil…rujidito…gemido…ya está. Oh, mierda…por si acaso vuelvo a arrancar…la moto suelta una especie de rugidos afónicos… ¡Vamos, no me jodas! Espero que no sea un problema grave…porque pienso intentar arreglarla. Estoy hecho un manitas y seguro que dentro de poco lo arreglo…como máximo una hora y media, siempre se me han dado bien estas cosas.


[…]


-…Si, estupendo… ¿Entonces cuándo puedes venir?...Ajá…gracias, tío, te debo una-cuelgo.
Bueeeeno…la hora y media que nombré antes se ha convertido en cuatro horas, y creo que en vez de arreglarla la he estropeado aún más…la última vez que la arranqué ni se inmutaba…ni un ruidito…nada ¿Qué? Nunca se me dieron bien estas cosas…Así que, después de haber roto la moto aún más, he llamado a un buen amigo que tiene un taller y siempre ha estado enamorado de mi moto y por ello nunca se ha negado a venir a echarle un vistazo cuando le hacía falta. Bueno, al menos me ha dicho que mañana mismo puede venir a echarle un vistazo. Y seguro que me la arregla pronto…seguro que es un leve problema fácil de arreglar. Pero bueno, ahora estoy lleno de aceite de motor, cansado y cabreado…Voy a darme una buena ducha y a esperar a un nuevo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario